Vergüenza de volar

| Revolución ciclista en Amsterdam | Campuseando por la universidad de Stanford | El último Harari | Democracia más barata | Taxistas en fase cisne |

«A lo mejor estoy equivocado, pero el que más y el que menos todos tenemos que acatar una jerarquía, unos debajo y otros arriba, es ley de vida, ¿no?»

Miguel Delibes, en su novela Los Santos Inocentes, se refiere con este diálogo a una aristocracia decadente que vive altiva, caprichosa y frívola en el campo castellano. Nada diferente, por cierto, de la que vive en otros campos de nuestra geografía global. Exquisita, ordenada, cabal, pulcra hasta guardarse los anillos del roce con el jabón. Me refiero a la aristocracia del Flygskam sueco, internacionalizado desde la plataforma digital Stay Grounded, con el lema de “quedarse o permanecer en tierra”. Dicho de otro modo, el turismo haría bien en tener los pies en el suelo evitando así el uso del avión, tan contaminante.

Ahí es nada la broma Flygskam (la vergüenza de volar, en su traducción al español) para un país como España, cuya industria turística depende en un alto porcentaje del transporte aéreo. Los activistas ecológicos, con la niña sueca Greta Thunberg como estandarte, pretenden que los gobiernos europeos graven con un impuesto especial de entre 1,5 a 18 euros los vuelos en avión. Me inclino a pensar que esta suma no tendrá la repercusión deseada para unas vacaciones largas y podría verse abocada a nuevas tasas que elevarían el precio de los billetes aéreos entre 50 y 100 euros más que los actuales. Y entonces, sí, el tráfico aéreo podría verse recortado un 15%, al decir de los expertos reunidos este año en Davos, con el consiguiente beneficio para el medio ambiente. Las emisiones de carbono a la atmósfera serían un 0,75% menores gracias a este medida.

Porque a ver si nos enteramos —deben pensar los ecologistas— de que viajar es negativo para el planeta cuando hay tanta gente que toma el avión. Es una vergüenza que vuelen las clases medias bajas, incapaces de estirarse el bolsillo para abonar ese impuesto ecológico que algunos gobiernos como el sueco o el francés quieren imponer. Estamos generando un turismo low cost de vergüenza que nos molesta a quienes viajamos con la pajarita impecablemente anudada al cuello. Esta ‘chusma’ que viaja, y anda ya por los 1.400 millones de personas, es la causante del 5% de las emisiones dañinas —entre dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero— para el medio ambiente de nuestra finca particular. Porque, a ver, la huella de carbono en un vuelo de ida y vuelta entre Madrid y Tokio es de aproximadamente 1.300 kilos de emisiones de CO2 por menestral. Sí, de esos que van enlatados en la clase turista.

Te lo digo yo. Deja de volar y viaja en yate, como hace la niña Greta. Un yate de tres millones de euros por lo menos. Y mira que te lo patronee Pierre Casiraghi, que da más glamour que Iberia o la SAS.


En las redes sociales:

La bicicleta es parte esencial de la experiencia del viajero en los dos establecimientos que @RoomMateHotels posee en Holanda, el Aitana de Amsterdam y el Bruno de Rotterdam.
#revolucionCiclista

:::

Hace cinco años estuvimos en la universidad de Stanford aprendiendo cómo dos de sus alumnos, Bill Hewlett y David Packard, iniciaron sus estudios diseñando en el garaje de su casa y con una inversión de 538 dólares un oscilador de audio que revolucionó el mundo de la música. Después fabricaron la primera calculadora electrónica, que abrió las puertas a la computación moderna. Su empresa, HP, se convirtió pronto en el referente mundial de la electrónica y los dispositivos digitales. Ambos terminaron sus vidas empeñados en numerosas acciones filantrópicas, por las que recibieron importantes premios y distinciones en Estados Unidos. Probablemente estos árboles que vemos en la imagen, tomada a las 2pm, hayan crecido sustanciosamente y nos impidan algún día ver el bosque.
#FormacionDigital #HewlettPackard #StanfordUniversity

:::

¿Por qué la democracia está en crisis? ¿Qué significa el auge de los nacionalismos excluyentes? ¿Qué podemos hacer contra la propagación de la posverdad o la amenaza del terrorismo? ¿Cómo educar a nuestros hijos en libertad en esta nueva era digital ¿Te has leído ya el último libro de Yuval Noah Harari ’21 Lessons for the 21st Century 
#TransformacionDigital

:::

La democracia del siglo XX es cara para el ciudadano digital del siglo XXI. Urge renovar el pacto democrático y exigir una gobernación más barata.
#CiudadanoDigital #DigitalRevolution

:::


Tema de debate:

⚡︎

Un mundo, una sola moneda

Los alojamientos turísticos disponen hoy de herramientas tecnológicas capaces de conocer al minuto las variables de precios en el mercado, el índice de reputación digital de toda la competencia y muchas de las pautas de consumo de los viajeros personalizados hasta un extremo inconcebible hace años.


¡Hasta la próxima!

Y no te olvides de suscribirte a este boletín si aún no lo has hecho.

Loading more posts…