Oficinas sin ratón ni teclado

| Indiferencia | Hotel Inglaterra floral | Competencias sociales para trabajar | Finca de los Arandinos | Compra de viviendas con Bitcoin |

Lo ha anunciado el patrón de Facebook en un evento organizado por el BioHub: algún día —que él espera vivir— controlaremos nuestro ordenador personal y nuestros móviles solo con la mente. Mark Zuckerberg no ahorra presupuesto en acelerar las investigaciones tanto de implantes cerebrales como de todo tipo de accesorios corporales a fin de conseguir que la inteligencia artificial lea la mente de las personas y faciliten así su comunicación con las máquinas.

“El objetivo es, con el tiempo, hacer que se pueda pensar algo y controlar algo en la realidad virtual o aumentada”, más allá de las prestaciones que hoy nos dan los ordenadores. En septiembre, Facebook adquirió por casi mil millones de dólares la startup CTRL-Lab que debería servir para la puesta en marcha de la interfaz cerebro-máquina con la que sueña Zuckerberg. El proyecto inicial de esta empresa fue el desarrollo de una pulsera que permitía a los usuarios controlar avatares virtuales solamente con la actividad del cerebro.

Aunque esta tecnología está todavía en su inicio —hoy por hoy, los tejidos solo rozan la piel del usuario, con la limitación que ello supone para una plena conectividad— se espera que en los próximos años CTRL-Lab sea capaz de fabricar una segunda piel superconductora que facilite esta comunicación. “Tengo suficiente capacidad neural en mis neuronas motoras para controlar otra mano adicional a mi cuerpo”, ha señalado el CEO de Facebook, "pero si mi habilidad para traducir cosas que están sucediendo en el cerebro es limitada, entonces necesitaré algo implantado.”

No sabemos cuándo llegará esta tecnología. Pero el día en que esto suceda nos podremos imaginar un sin fin de utilidades en la interacción humana que constituye la base de la hospitalidad. Y, por tanto, de la industria turística. Si ya es posible sustituir la recepción de los hoteles por un sistema de reconocimiento biométrico, imaginémonos ahora que la lista de necesidades de un huésped pueda ser interpretada por el sistema de inteligencia humana o artificial del establecimiento mediante un diálogo neural, sin voz ni teclado, como el que nos propone Zuckerberg. No habría necesidad de desplazarse hasta el punto en que se encuentre el gestor de la experiencia del cliente (ex recepcionista), ni siquiera utilizar del terminal telefónico de la habitación (no existiría) para comunicarse con él. Bastaría entablar el diálogo a través de este sistema, ponible o implantable, conectado al Internet de las Cosas.

Fascinante, ¿verdad?

Fernando Gallardo |


En las redes sociales:

:::

Éste es el hotel de Inglaterra, en Copenhague. Pronto llegarán a España hoteles con estos centros florales en el vestíbulo que den la bienvenida a los viajeros antes que la plana expendeduría del mostrador de recepción.
#DesignThinking #MadridFlowerSchool

:::

Contrariamente a lo que ocurría en la era industrial, cuanto más te especialices hoy en el trabajo más fácilmente serás sustituido por un robot. Entramos en la era digital de las competencias sociales, conocidas como ’soft skills’: empatía y entropía, aptitud y actitud.
#NuevasProfesionesTuristicas #Robots

:::

16 hectáreas de viñedo a 10 minutos de Logroño. Un cubo de hormigón que no pesa sobre la loma. El personal de servicio disponible a cualquier hora del día y la noche. Y la suite David Delfín por 160 euros, con un biombo aparador minimalista y una terraza panorámica sobre el valle del Ebro y Sierra Cantabria. Estás volando sobre los dominios enoturísticos de Finca de los Arandinos | Bodega-Hotel.

https://www.facebook.com/HotelesConEncanto.Oficial/posts/1733567400024957

#HotelesConEncanto

:::

En Nueva York ya se compran y se venden viviendas con Bitcoin. http://blog.bitcuners.org/post/167698903528/inversionistas-ya-están-comprando-viviendas-en #revolucionBlockchain


Tema de debate:

⚡︎

12 marcas de lujo elegidas por un robot

TripAdvisor adopta un promedio en las calificaciones que otorgan sus usuarios a los establecimientos turísticos, lo cual ni es justo, ni deja de serlo. Simplemente provoca desafección en numerosos viajeros que no se identifican con la mayoría de sus usuarios.


Si después de leer todo esto crees que te aporta valor, el mejor regalo que le puedes hacer a tus amigos o colegas es sugerirles que se inscriban en Turismo Futuro. Y así recibirán este boletín periódicamente, como tú.

¡Quiero recibir este boletín!